El Zóbel coleccionista mira a Cuenca y Cuenca le regala una sonrisa

Fernando Zóbel es un ser en constante experimentación y transformación personal. Aprende a leer y escribir en chino, una técnica y un arte muy diferente que casi expresa el pensamiento mejor que lo que hasta el momento había conocido.

Le resulta un ejercicio de carácter y de respeto al pensamiento. De repente, ve como la clave del arte el pincel chino, dominándolo entiende que se domina el arte.

Pero ahora otros familiares terminan sus estudios y se ponen al frente del negocio familiar, circunstancia que le permite tener tiempo de ocio, ahora tiene más tiempo, con lo cual crece la posibilidad para entregarse a la pintura y a sí mismo, viajará por el mundo buscándose a sí mismo y buscando su sitio en el mundo.

Al punto de volver a Manila Fernando Zóbel visita la exposición de pintura abstracta de la Sala de Exposiciones Fernando Fe, que encuentra exquisita, contrastando con la modestia del recinto.

Delgado, Chirino, Feito, Saura, están representados allí; compra algunas obras y, entre ellas, el segundo cuadro que vendió en su vida Feito.

Zóbel es un hombre que se hace con el ambiente rápidamente y, aunque regresa a Manila, siente el imperioso deseo de volver a España, que le llena por completo y la entiende como una explosión de luz.

En España se siente aceptado, se siente uno más de la élite artística, sus amigos. El gobierno organiza exposiciones en España y fuera de sus fronteras; y se convierte en un recurso para la proyección de España en el exterior, motivo que le llevará por todo el mundo.

Se siente reconocido, las exposiciones de abstracto un son reconocidas en el Tate en el Guggenheim, sin remedio ya su familia termina por aceptar su condición de pintor, de ser entregado a la pintura y “enfrentado” a aquel oficinista gris que le anclaba.

El alma del Museo de Arte Contemporáneo de Cuenca es un ser en constante transformación.

Fernando Zobel dentro del museo de arte en Cuenca Zobel pintando museo de Cuenca

Fernando Zóbel gusta de cambiar e intercambiar cuadros, llegando a conseguir una valiosa colección de arte abstracto; los amantes del arte abstracto que cruzaban el Atlántico desde América del Norte para ver arte español, ávidos de ver buen arte contemporáneo recorren museos y muchos pasan por su casa, no en vano Zóbel se había hecho con una buena colección y su casa se había convertido en un pseudo museo.

Esta circunstancia martillea su pensamiento forjando la idea de la creación de un museo de Arte Contemporáneo en España.

Con este propósito visita casas en los alrededores de Madrid y Toledo con la intención inicial de que sean a la vez hogar y posible museo.

Gustavo Torner, también artista y amigo de Zóbel le comento que en la misma ciudad de Cuenca, en pleno centro histórico se estaban vendiendo a muy buen precio las casas colgantes, y el Ayuntamiento de la ciudad le ofrece un espacio en las casas colgantes, lo que hoy conocemos como Museo de Arte Abstracto Español.

Si en un primer momento la idea le pudo parecer algo descabellada, pues nada lo unía especialmente a esta ciudad, toma la iniciativa y determina ir con su conductor, en coche, a ver qué tal era la ciudad de Cuenca.

Las casas colgadas de Cuenca son un sistema de construcción que data de los siglos XV y XVI. Tradicionalmente Cuenca había sido una ciudad de mucha vida, vida cultural, punto de encuentro de muchos artistas, acostumbrada a un gran bullicio de gente en lo que es su parte alta, la intramuros, que pronto se queda pequeña.

Debido al reducido espacio la forma de construcción en Cuenca se caracterizó por el abigarramiento, de forma que la manera de solucionar el problema era salir de ese espacio aunque fuese a costa de situarse al borde del abismo de sus hoces.

Las casas colgadas en Cuenca empiezan a proliferar por sus hoces, este estado de casas se mantiene hasta el siglo XIX en que la ciudad, lamentablemente, se empieza a deteriorar y aparecen progresivamente numerosas casas en ruina; poco a poco se empieza a construir en la parte baja de la ciudad.

Este articulo es el segundo de una serie de 3 dedicados a Fernando Zóbel, pueden ver el ultimo en Inauguración del Museo de Arte Contemporáneo de Cuenca y el primero en Personajes Ilustres ligados a Cuenca Fernando Zóbel unido a Cuenca en un sueño hecho realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *