Ruta por La Mancha Conquense Monumentos

Si deseas hacer una ruta por La Mancha conquense sabrás que el territorio que quieres visitar está entre La Almarcha y Honrubia, tienes que utilizar la N- III pasando por Mota del Cuervo, Pedroñeras y San Clemente, estos serán los principales pueblos en nuestra ruta por La Mancha Conquense.

En la ciudad de Cuenca existe 3 comarcas bien diferenciadas: La Alcarria, La Sierra y La Mancha que es por donde transcurrida nuestra ruta con toda la información sobre turismo que ver en sus diferentes sitios o pueblos de La Mancha de Cuenca.

En la zona de la mancha de Cuenca podrás visitar pueblos como La Alberca de Záncara, este pueblo está a pie de la N-III que comunica Madrid con Valencia. El asentamiento se supone de origen musulmán y sabemos que la iglesia parroquial es de finales del s. XV, que su Ayuntamiento es del s. XVI, además de conservar los restos de un convento de Carmelitas de los s. XVII y XVIII del que se conserva la iglesia.

Otro pueblo que puedes visitar en nuestro viaje por La mancha es La Almarcha que tiene iglesia parroquial renacentista y que se sitúa cerca del pozo Airón, que en realidad es una profunda laguna que tiene su propia leyenda, según la cual en este lugar arrojaron a veinticuatro doncellas en algún momento en la historia.

Belmonte es la villa que vio nacer a Fray Luis de León y entre la arquitectura histórica que conserva tiene importantes edificios tanto civiles como religiosos, un imponente castillo y su recinto amurallado.

El Cañavate es un pueblo cuyo origen se estima de tiempos romanos. También destaca por los restos de una fortaleza del s. XIV y la Ermita de la Virgen de Trascastillo, que es del siglo XVI. Su Iglesia parroquial conserva un ábside románico,

Otro de los pueblos que debes visitar es San Clemente, que data del siglo XII formó parte de la tierra de la frontera castellana. Ayuntamiento, del s. XVI y la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, s. XV, renacentista con algunos elementos góticos.

Siguiendo por nuestro recorrido por La Mancha conquense, no debemos pasar de largo por Honrubia, pues en este lugar hay que detenerse a ver su casa-palacio con portada del siglo XVII y la Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

En Mota del Cuervo podrás viajar en el tiempo y ver el paisaje tal y como se describe en Don Quijote de La Mancha. El pueblo tiene siete molinos de viento y varias casas señoriales de arquitectura típica manchega que se datan entre los siglos XVI y XVIII.

En 1542, una Real Provisión de Carlos I que se conserva en el Archivo Municipal, aparece ya el nombre completo de la villa “La Mota El Quervo”; y en las Relaciones Topográficas de Felipe II de 1575, tendremos abundantes datos que nos hablan de la situación económica y social y según la cual, los habitantes de Mota del Cuervo eran en su mayoría pobres y trabajadores, braceros en su mayoría: “que ganan de comer con sus brazos”, sus viviendas eran construcciones de escasa altura y de tamaño reducido, los materiales que predominaban en el pueblo de mota del cuervo eran de tierra y piedra, entre las cuales diez casas pertenecían a nobles hidalgos castellanos.

El Pedernoso es otro de los lugares obligados en tu circuito por La Mancha conquense, que se ha configurado como un interesante conjunto urbano y que tiene en sus alrededores una riqueza ecológica digna de reparar en ella, pues es de las zonas lacustres más importantes que La Mancha tiene.

Por su parte, Las Pedroñeras, se erige como un conjunto de edificaciones antiguas que se ha conservado excelentemente. En este pueblo podrás encontrar casonas muy bien cuidadas y varios museos de interés turístico.

En Vara del Rey podrás ver el Palacio del Marqués de Valdeguerra, zona esta de tremendas escaramuzas y batallas singulares al hilo de la Reconquista, no en vano la etimología graba en los topónimos su sello, como en este caso Valdeguerra, es decir: valle de guerras. Una muestra del Renacimiento en tierra conquense es el Ayuntamiento de esta villa, que es un del s. XVI.

No podemos dejar la visita a La Mancha conquense sin pasar primero por Villaescusa de Haro. Aquí verás muestras del gótico y del periodo renacentista y sus edificios son simbiosis entre estos dos estilos en la historia de la arquitectura: gótico-renacentistas. La villa estuvo amurallada, pero de sus murallas se conservan hoy pocos restos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *