Receta Licor Resolí preparar y hacer Resolí Casero

Una de las bebidas típicas es el licor Resolí que algunos le dan una ascendencia musulmana. El licor Resolí se suele fabricar y preparar en los pueblos de Cuenca, en las casas de los vecinos de la provincia de Cuenca y también se extiende la costumbre por los alrededores, que se han contagiado del gusto por esta costumbre; y ha llegado a comercializarse en otras provincias de España.

Si has visto botellas en la forma de las Casas Colgadas de Cuenca, sabrás que el licor que contienen es resolí, con lo cual se potencia el turismo y la gastronomía a la vez por medio de la venta del resolí en botellas de las casas colgadas que se convierte así en un reclamo turístico.

La receta del licor casero Resolí se realiza mediante la maceración de café, canela, aguardiente, anís, raspaduras de naranja y limón fundamentalmente, siendo en realidad un licor suave de café que viene a tener 16º grados.

Cuando visites Cuenca tendrás la oportunidad de apreciar cómo se vende prácticamente en todos los comercios en los que entres y su precio no es excesivo, oscila entre los seis y siete euros. Se vende muy bien ya que el visitante no se resiste a dejar pasar un recuerdo turístico tal y no escatima a la hora de su adquisición.

Tiene un sabor entrañable y especial, que se recuerda; los visitantes de Cuenca que prueben el resolí, cuando agoten la botella y en el tiempo recuerden sus paseos por la ciudad, no podrán evitar el regusto en el que el pensamiento parecerá materializarse.

Se degusta generalmente tras las comidas, acompañando a dulces, en fiestas o celebraciones, situaciones típicas o especiales; y tiene la cualidad de ser una bebida muy digestiva.

Existe una alternativa a las botellas en forma de Casas Colgadas de Cuenca y es el resolí que se envasa en botellas de barro. En este caso el producto se hace mucho más asequible; y, también, más sabroso, quizás sea la aportación del barro que guarda bien los auténticos sabores, lo protege de la luz y lo mantiene aislado de los cambios de temperatura.

Para quien quiera probar y experimentar en el arte de la elaboración de los licores artesanos como el resolí de Cuenca, se debe saber que los ingredientes que debe manejar son un litro de buen café, una cucharadita de clavo molido, una cucharadita de semillas de anís; también añadiremos las cortezas de dos limones y de dos naranjas, más 2´5 kilos de azúcar; añadiremos una rama de canela, dos litros de anís, pero de anís seco, que puede cambiarse por otra variedad de aguardiente; y para terminar, tres litros de agua.

Este licor que casero es una delicia y se prepara la receta poniendo a calentar los tres litros de agua con el azúcar mezclándolos; y de la mezcla del agua con el azúcar resultará un almíbar al que vamos a añadir después el litro de café de buenísima calidad, también las semillas con las cortezas, con la canela y con el clavo. Todo deberá llevarse a punto de ebullición y mantener durante una hora.

Tas hervir dejaremos enfriar tranquilamente y después colaremos para dejar limpio el líquido que vamos a convertir en nuestro licor casero resolí.

Cuando esté completamente frio y bien colado, ya limpio se le añadirá el anís o el aguardiente que hayamos elegido, para dejarlo reposar durante unos días para que se asiente bien, tome cuerpo y los sabores se mezclen antes de que decidamos ofrecerlo y/o probarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *