Puente de San Pablo Levantando sobre la Hoz Huécar

El puente que que hoy conocemos como puente de San Pablo de estructura metálica no fue el puente original que había sobre la hoz del Huécar.

El Puente de San Pablo es una imponente estructura metálica que atraviesa la Hoz del Huécar y te llevará hasta el Parador, en el que puedes instalarte o simplemente asomarte como a otro monumentos más.

El pueste es un lugar fenomenal si eres amante de la fotografía y si el vértigo no te hace cosquillas, deberías pasarlo pues realmente es impresionante el panorama que desde allí podrás divisar.

Entrégate a la curiosidad, crúzalo y vuelve, ya me contarás la experiencia que sientes al cruzar el puente San Pablo.

El puente se construye para poner en comunicación el abismo existente entre la trasera de la Catedral y el Convento de San Pablo, casa de los padres paúles. Vino a sustituir un antiguo puente de piedra con cinco ojos apoyados en cuatro pilares.

La idea de su construcción partió de la orden de Juan del Pozo, canónigo de la Catedral conquense, quien vería iniciar las obras en 1534. No fue una construcción breve en el tiempo, su terminación tiene lugar en año de 1589, tal cuestión explica que los maestros de obras se sucediesen y así, veríamos pasar por la dirección de obras a Francisco de Luna, a Andrés de Vandelvira, a Juan Gutiérrez de la Hoceja, también a Juan de Palacios, seguido de Hernando de Palacios y, finalmente, Juan de Meril.

Todos ellos excelentes profesionales, pero ninguno fue capaz de acertar con la fortificación de los pilares que iban hundiénsose progresivamente.

Tiene el sobrenombre del Puente de los Suicidios, evocando obviamente ser el lugar elegido para desaparecer de este mundo de quienes no estaban demasiado contentos en el mismo.

La construcción primitiva se componía de cinco arcos grandes de piedra y sus pilares ascendían desde el valle ondulante del río Huécar y presentaban aspecto de fortaleza, sin el 7 de mayo de 1786, curiosamente día de la Ascensión, el puente se resquebrajó en su primer tramo y quedó afectado el segundo arco, muy próximo a la ciudad conquense.

El arquitecto encargado de la reparación fue Mateo López que hizo todo lo posible por enmendar el tremendo desastre, aun así los problemas permanecieron, en el año 1800 el ayuntamiento cierra el paso por preocupación.

Antiguo Puente San Pablo de piedra en Cuenca

antiguo puente san pablo cuenca

En 1895 el desplome de otro arco aconsejaba su demolición total y, desoyendo la propuesta del entonces Obispo de Cuenca que estaba dispuesto a correr con la mitad de los gastos en la reparación del puente san pablo se opto por derrumbar por completo mediante explosión de barrenos, quedando aislado el Convento de San Pablo con el resto del conjunto antiguo de Cuenca.

Pasaron los años y el gobierno central y el ayuntamiento de Cuenca mostraban gran pasividad a la hora de construir un nuevo puente, fue entonces cuando el Obispo Wenceslao Sangüesa y el Seminario Conciliar de San Julián afrontan la decisión de acometer económicamente la construcción del nuevo puente San Pablo, un nueve puente esta vez metálico se inaugura en 1903.

Cuando crucemos el puente san pablo, si nos fijamos en las placas circulares que lo adornan situadas antes de cada extremo podemos leer la leyenda de “DD Wenceslausr Sangüesar et Guía et SS Apostolicaer gratiar episcopus conchensis” y en el otro extremo “Conchensis sigillumr seminariir conciliarisr” placas honorificas para agradecer su labor en levantar un nuevo puente San Pablo, Monumental puente que hoy en día cruzan miles de turistas al año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *