Puente de San Anton sobre el Río Júcar

El Puente de San Antón realmente es el Puente de San Antonio, pero el vulgo le ha cambiado el nombre, siendo Antón un arcaísmo de Antonio, y estando próximo el barrio de este nombre, lo mismo da. Sea como fuere, se trata de un puente de fábrica de piedra que atraviesa el Júcar y pasa por el Barrio de San Antón que es muy popular en la ciudad de Cuenca.

El puente que hoy puedes ver, datado en el siglo XVIII, sustituyó a otro medieval y se ubica en la Hoz del Júcar en su primer tramo; se asoma al puente la Virgen de La Luz, patrona de la ciudad, desde su parroquia, la Iglesia de la Virgen de La Luz, de corte renacentista.

Posiblemente los orígenes del Puente de San Antón estén allá por el siglo IV de trata hispánica o autóctona, no debiéndose a ningún elemento invasor de la Península.

Por los siglos ha servido de paso sobre el río para personas y mercancías, pero en el siglo XVIII estaba en estado ruinoso, hasta que en la segunda mitad del XIX, 1851, se determina su restauración por parte de las autoridades de Cuenca, entonces se diseñó un armazón nuevo que sostuviese los arcos y se concluye su restauración hacia 1867.

El acerado que puedes ver hoy en el puente se puso en obras de mejoras realizadas en 1995.

La vista que podrás contemplar desde el Puente de San Antón es muy enriquecedora por la cantidad de especies botánicas que podrás distinguir, además de la perspectiva y panorámica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *