Convento de San Felipe Neri Iglesias de Cuenca

La construcción de lo que fue el Convento de San Felipe Neri de Cuenca estuvo a cargo de José Martín, sobre proyecto de Felipe Bernardo Mateo, que fue maestro mayor de la diócesis.

Los horarios entrada Iglesia de San Felipe Neri son De lunes a sábado, a las 18.30 horas. Domingos y festivos, a las 11 y a las 13 horas. La entrada es gratuita.

La iglesia de San Felipe Neri se alza sobre una cripta, siendo de nave amplia que crea un espacio que da la sensación de ser amplio, presenta un espacio en realidad corto y que está dividido en dos tramos estrechos.

Como curiosidad en unas fechas tan señaladas en Cuenca como es su Semana Santa, la noche del Viernes Santo en las escaleras de la iglesia de San Felipe Neri tiene lugar el canto del Miserere con turistas y nazarenos turbos como testigos.

La Igleisa de San Felipe de Neri también conocida como Congregación del Oratorio de San Felipe Neri tiene pequeñas capillas entre los distintos contrafuertes y tribunas que, antaño, estaban cerradas con celosías, un elemento éste recurrente en la obra de José Martín.

El crucero de la iglesia es muy amplio y da la sensación de ser un espacio centralizado, una planta centrada; pero, curiosamente, el presbiterio es rectangular, cerrándose a los pies en forma poligonal. Tiene bóveda de cañón con lunetos, y en el crucero una bóveda baída remata en linterna.

El edificio tanto en su diseño, trazado, como en su desarrollo y evolución es barroco, más que por su estilo, por la cantidad de recursos que recrean sensaciones, estética, usos, etc.

A uno de los extremos del crucero está la Capilla de las Angustias, de planta elíptica y muros con pilastras corintias, tipo constructivo que se hace presente en este edificio por vez primera en el barroco Cuenca.

Hay quien estima que la intervención de distintos arquitectos habría supuesto también una distinta orientación del edificio.

José Martín, con sutiles cambios en la ordenación de cornisas y disposición de elementos, sacó al edificio de la solemnidad barroca y le dio renovado aspecto rococó, aportando asimetría y una delicada disposición ornamental sobre los paramentos coloreados de tonos pastel.

Las enjutas están adornadas con angelotes y en el cuerpo superior, presencia de ventana enmarcada de pilastras y entablamento levemente curvo, enlazándose ambos cuerpos mediante finas molduras.

En el paisaje de Cuenca, la iglesia de San Felipe Neri con sus torres esplendorosas forman una imagen emblemática de la parte antigua de Cuenca digna de las mejores postales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *