Iglesia de San Pedro – Iglesias de Cuenca

La Iglesia de San Pedro de Cuenca esta considera como la más emblemática de todas las iglesias que tiene la ciudad de Cuenca. La iglesia de San Pedro como otras muchas iglesias de Cuenca tiene el honor de acoger durante todo el año varios pasos de la Semana Santa Conquense.

La Iglesia se construyó sobre la mezquita que había en esos terrenos y fue destruida en el año de 1499, después reconstruida en el de 1604, volviendo a ser destruida en la Guerra de Sucesión en el año de 1700 y después reconstruida y remodelada por José Martín de Aldehuela.

El autor arquitectónico de los planos de la iglesia de San Pedro era muy reconocido en la zona eclesiástica de Cuenca, no en vano a él se deben también las iglesias de San Felipe, Nuestra Señora de la Luz y el Convento de las Petras, grandes iglesias que hay que ver en nuestra visita a Cuenca.

La iglesia de San Pedro muestra una planta octogonal en su exterior y de planta centrada o circular en su vista interior; posee una enorme cúpula de gajos con lunetos.

También podemos apreciar que tiene adosada una pequeña torre cuadrada que sobre sale sobre el resto de la iglesia, esta compuesta por tres paredes de piedra; y también tiene capillas laterales de diversos estilos y formas, siendo una parecida a un trapecio, de artesonado mudéjar.

Otra de sus capillas es la de San Marcos, fue posible gracias al mecenazgo de un clérigo con funciones en la Catedral de Cuenca.

Si estamos de turismo en Cuenca, los Domingo a media mañana podemos escuchar el sonido de sus campanas anunciando el horario de misa, fuera de ese horario también podremos entrar a la iglesia de San Pedro, la entrada a las visitas turística fuera del horario litúrgico tiene un precio de 1 €.

Para los que quieran conocer un poco Cuenca, El barrio donde se encuentra la Iglesia de San Pedro, es el más antiguo en Cuenca, está en la parte más alta y bella de Cuenca, encontraremos más monumentos que ver cerca de la iglesia de San Pedro como las ruinas del castillo, la Fundación Antonio Pérez, la Ermita de las Angustias y San Isidro.

Al encontrarnos en la parte mas alta de Cuenca, es el momento idóneo para visitar el mirador del Hostal Tabanqueta, desde el veremos una panorámica impresionante de la Hoz del Júcar, uno de los cañones que bordean la ciudad fortificada de Cuenca.

Aunque originalmente el barrio donde esta la iglesia de San Pedro perteneció a los moros, después de la reconquista fue el barrio noble en plena Baja Edad Media, convirtiéndose más adelante en el barrio de los canónigos, ya en el siglo XVIII. En nuestra época actual, es el principal centro de turismo, donde las antiguas casonas y edificios singulares son hoteles, hostales y apartamentos turísticos.

La zona conserva numerosos recuerdos de la historia nobiliaria conquense, gran parte de los casones aun mantienen sus grandes portadas con puertas de madera tallada y clavos, escudos en los sillares, grandes ventanales con muestras de rejería de forja.

Es un barrio muy admirado, por eso convierte en la zona favorita de la ciudad en el siglo XIX; lugar de encuentro y morada de ilustres artistas, como Saura, Julian Grau Santos, Rueda, Antonio Pérez, Bonifacio Alfonso o Torner.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *