Iglesia de San Andrés Espacio de Títeres y Arqueológica

La Iglesia de San Andrés es una de las primeras iglesias que marcan el paso de la dominación mora a la cristiana de nuevo tras la Reconquista y hoy por hoy, los yacimientos arqueológicos que en ella se han encontrado, revelan su importancia a lo largo de más de ocho siglos, siendo uno de los hallazgos, el cuerpo momificado de un hombre joven, que de forma natural se ha conservado y que se haya en relativo buen estado de conservación.

El equipo de investigación encargado de estos trabajos lo ha datado posiblemente en torno al siglo XVII. Web con el patrimonio cultural del yacimientos arqueológicos de la Iglesia de SAn Andrés www.AresArqueologia.es

El cuerpo estaba en un ataúd, perfectamente conservado con toda su ropa conservada. Se trataría de un niño que lleva hábito, con lo que posiblemente sería un novicio o también reflejaría su vinculación familiar a una orden de la que pudiera ser benefactor y por este motivo habría sido enterrado con habito, recordemos que aún hoy los niños pueden hacer la comunión vestidos de frailes.

Al cuerpo de la momia de la Iglesia de San Andrés se le han aplicado técnicas para averiguar su datación tales como el Carbono 14. La foto que adjunto el texto pertenece a Santiago David Domínguez-Solera.

También se han encontrado jaspes y policromía y restos que hablan de un importante retablo del siglo XVIII, pero del mismo no existe constancia documental. Aventuramos que su desaparición podría haber sido a manos de alguna de las desamortizaciones o de otra rapiña, la de los franceses en la Guerra de la Independencia por ejemplo; o en desastres del 36, pero de ser pasto de los desastres del Frente Popular en el 36 quedaría algún recuerdo o algún documento gráfico al menos.

Otra explicación sería una supuesta venta, pero de un hecho similar también necesariamente deberían quedar documentos en la parroquia.

La arqueología investiga ahora criptas de época medieval y de la Guerra Civil, en esta última se han encontrado municiones y latas de conservas de comida e instrumentos cotidianos que usaban las milicias.

Todo ello habla de la posibilidad fehaciente de haberse convertido la Iglesia de San Andrés en un cuartel de milicias republicanas. Estamos ya más cercanos a saber qué pasó con el retablo.

El futuro de este templo que no está hábil al culto sino a la investigación histórica y arqueológica, por el momento, es convertirse en un centro cultural para seguir formando parte de la historia de la capital conquense.

Gran parte del año la Iglesia de San Andrés acoge en su interior funciones de Títeres para los más pequeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *