Convento de las Angélicas con Portada Gótica

El Convento de las Angélicas es un edificio que está anexo a la Iglesia de San Nicolás de Bari, data del siglo XVI y hoy día alberga la Escuela de Oficios. Fue fundado en 1561 por el Comendador Constantino del Castillo y de él destaca la portada, gótica y con arco de medio punto, con grandes dovelas.

Su iglesia sería destruida por lo que se llamaban “las izquierdas” o “el frente popular” durante Guerra Civil.

El comercio de paños en la ciudad de Cuenca así como la producción de alfombras reportó a la ciudad las manufacturas de transformación de lanas con los oficios de alvaderos, tintorerías y de tejedurías produciendo un incremento poblacional de importancia con el consiguiente auge y prosperidad.

Sabrás que la población conquense, en el XVI rondaba los 15.000 habitantes; y, según estudios, las zonas de Huete, Alarcón, Cañete y Belmonte, superaría los 250.000 habitantes, una cifra estimada sería superior a los habitantes de la población de la provincia en el año de 2010.

Con todo esto, el incremento poblacional que hace crecer a la población por abajo, sobre sus bases, lace que la burguesía se vaya paulatinamente trasladando a la parte más baja de la ciudad; y, mientras tanto, alta burguesía, nobleza y clero quedaban intramuros, repartiéndose el pueblo llano por las cercanías de la muralla y extramuros de la ciudad, es decir al exterior del recinto amurallado, en lo que se denominarían arrabales.

La prosperidad económica se tradujo en un boom de la época constructivo y de esta época son muchos de los monumentos religisosos, entre los que se encuentran el Convento de las Angélicas, el mismo Palacio Episcopal, también los conventos de las Petras y las Bernardas, el monasterio de Jesuitas, o los colegios de San José y Santa Catalina.

En la Guerra Civil todos los templos conquenses fueron profanados y también saqueados, cebándose en las parroquias de El Salvador y en la de San Esteban, sobre todo, que fueron convertidas en garajes; mientras que el Convento de San Felipe, el Convento de las Justinianas y de las Benedictinas y Angélicas, fueron cuarteles de milicias, así como también lo fueron el Colegio Mayor de Padres Paúles y el Convento de San Pablo.

La excepción fue la Catedral que se respetó su consideración de monumento nacional, no su condición de templo y por ello no fue destrozada, aunque sí fuese saqueada.

El convento de las Angélicas en 1998 ante el escaso numero de vocaciones deciden vender el monasterio y trasladarse al de su misma congregación cerca de la puerta valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *