Casas Colgantes de Cuenca Monumento Casas Colgadas

La pared rocosa de la Hoz del Huécar estuvo antiguamente poblada por casas colgadas, pero debido a varios factores sociales con el tiempo desaparecieron o fueron declaradas en estado ruinoso, actualmente sólo se conservan tres casas colgadas, pero ejemplares, muy bien restauradas a comienzos del siglo XX y convertidas de la mano de Zóbel y del Ayuntamiento en Museo de Arte Contemporáneo.

Si desean más información sobre el Museo Arte Abstracto Casas Colgadas hay una entrada con toda la información completa para visitar el museo que esta dentro de las Casas Colgantes.

El Museo de las Casas Colgadas cuenta con un enorme valor, símbolo más conocido de la Ciudad Conquense y uno de los monumento más fotografiado de Cuenca, navegando por internet pueden ver millones de fotos e imágenes de las Casas Colgadas de Cuenca, pero nada mejor que visitar las Casas Colgadas y su entorno natural que confieren a este monumento un encanto único.

Las Casas Colgadas son edificios en origen de tipología gótica y de extracción popular. El Museo de Arte Contemporáneo procuró de forma excrupulosa su conservación tanto manteniendo la arquitectura como el sabor y encantos originales de este tipo de construcciones, donde abundaba la madera, tanto en su interior como en sus balconadas.

Por eso, aunque sean reticentes al arte contemporáneo, el museo de las Casas Colgadas va mucho mas allá que una simple galería o museo moderno, el museo de las casas colgadas respeta su primitiva arquitectura cosa que nos hará gozar de una vista inolvidable por estas casas colgantes de origen medieval.

Procedente de un viejo palacete, la portada exterior de las Casas Colgantes es renacentista; a la casa que esta colgada en la izquierda se la conoce como la Cocina del Mesón, recibiendo luego el nombre de Casa de la Sirena, tiene tres plantas y madera con mampostería enfoscada.

Las llamadas Casas del Rey son una edificación datada entre el siglo XIV y XV que también sufre reforma y se beneficia de la restauración en el siglo XX con adaptación a los nuevos usos ya referidos. En su interior quedan restos de la construcción original que conserva pinturas murales.

Es este el monumento más representativo de Cuenca con diferencia, el más popular y el de mayor personalidad si cabe. Destacan de entre un sinfín de viviendas que poseen balcones asomándose a las hoces del Huecar y Jucar, que también podrían denominarse de la misma forma, teniendo muchas de ellas la peculiaridad de ser construcciones, tanto en altura como en profundidad llegando a contar numerosos pisos.

Se distinguen por sus balconadas de madera, de mampostería vista y sus ménsulas de piedra superpuestas, lógicamente su origen es autóctono, hispano, peninsular y medieval, no tiene por qué tener el pretendido origen moro que algunos le quieren atribuir máxime cuando los musulmanes se regocijan en las llanuras no en las elevaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *