Calle Alfonso VIII Cuenca Contraste de Colores

La Calle Alfonso VIII Cuenca tiene una situación privilegiada en el casco Histórico de Cuenca, que comienza en el Puente de la Trinidad y sigue por la calle Alfonso VIII llegando a la Plaza Mayor.

La calle principal para subir al casco viejo de Cuenca pasa por la Calle Alfonso VII, antiguamente llamada de Correduría, por ser el lugar de paseo y negocios de la alta sociedad Conquense.

Al terminar la calle de Alfonso VIII encontrarás hoteles, alojamientos excelentes, casas rurales, tiendas de artesanía con productos típicos, edificios históricos y singulares.

La plaza Mayor de Cuenca es una zona de restaurantes, está bien comunicada con el resto de calles que llevan a los rincones con más encanto de la ciudad de Cuenca, en la zona antes de llegar al ayuntamiento contamos con la presencia de la Oficina de Información Turística.

Si te desplazas algo más arriba de la Calle Alfonso VII, encontrarás el Barrio del Castillo que no puedes dejar de conocer y en el que podrás aparcar cómodamente en el parking gratuito.

Estamos en el barrio más monumental de Cuenca, junto a la Catedral y a las Casas Colgadas, el Parador Nacional y el Puente San Pablo; otras atracciones turísticas son el Palacio Episcopal, la Casa Consistorial o Ayuntamiento de la villa, la plaza y Torre Mangana.

Podrás visitar Museos y Galerías de Arte, Seminarios, Iglesias y Conventos, la calle Alfonso VIII tiene una cuesta pronunciada, los edificios que hay en la calle Alfonso VIII son estrechos con gran variación de colores, balcones con preciosa rejería.

Te sorprenderán las maravillosas vistas que hay en Cuenca y a la vez la tranquilidad del lugar desde donde podrás contemplar la montaña del Cerro Socorro y, por la noche, verás el Corazón de Jesús iluminado.

En la calle de Alfonso VIII también hay aparcamiento público, por si no tienes suerte y aparcas de camino, y tiene salida peatonal a la altura de la séptima planta. Las líneas de bus son las 1 y 2, fáciles de reconocer pues están justo frentea la Catedral; y el 12 te lleva a la Estación AVE Fernando Zóbel que conecta con el Casco Antiguo de Cuenca.

Pero la ubicación de la Calle Alfonso VIII de Cuenca es ideal para quienes vienen a Cuenca a conocer patrimonio histórico sin que tengan que hacer grandes desplazamientos.

En la calle existen buenas opciones para alojarte, algunas casas han sido restauradas y cuidadosamente restauradas, son en ocasiones casas señoriales que conservan todo el sabor de antaño con sus fachadas de piedra, su mobiliario tradicional rústico y artesonados de vigas de madera, gruesas paredes y sólidos muros, suelos de barro, preciosas rejas, ventanales flaqueados por sillares de piedra, que te van a transportar a otras épocas y que te alejarán del estrés y te cautivarán y adentrarán en las leyendas conquenses y en su historia.

Tradición oral y verdad, espiritualidad y materialidad, la mano del hombre estrechándosela a la naturaleza. Eso es Cuenca.

Otro de los sitios que hay que ver en Cuenca en la Calle Alfonso VIII son los túneles de la guerra Civil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *