Pueblo Belmonte Castillo y Colegiata de San Bartolomé

Belmonte es un pueblo de la provincia de cuenca que tiene población desde, al menos, la Alta Edad Media. Las excavaciones de la Colegiata en el año de 1976, obras que se iniciaron con motivo del hundimiento de una parte de su ábside, descubrieron ruinas de una iglesia visigótica en torno al siglo V.

La visita turística por Belmonte, su castillo y colegiata podrán ver el pasado histórico más importante de la vieja España, en 1565 el artista flamenco Anton Van den Wyngaerde visito la villa fortificada de Belmonte para retratarla en uno de sus famosos cuadros.

Etimológicamente Belmonte significa monte bello y así es como aparece en la documentación más antigua, como Bellomonte, tal y como consta en Bula de Inocencio III al obispo de Cuenca, García.

Vuelve a aparecer en el libro de cuentas de Sancho IV de 1294, que recoge las contribuciones de los pueblos para pagar a la caballería que tendría que acompañar a don Juan Manuel a batallas en Murcia.

De nuevo aparece en las Crónicas de D. Juan Manuel, Chronicon domini Joannis Enmanuelis, de 1323, en el que se cuenta como el sobrino del rey Alfonso X empieza a construir la fortificación y murallas de “Belmont”, construye alcázar y murallas.

Fue señor de la villa el primer miembro de la familia Pacheco, Juan Fernández Pacheco, a él se la concedió Enrique III por Privilegio Rodado firmado en Tordesillas y datado en 16 de mayo de 1398 en premio a la condición de “ser persona de gran importancia para la guerra”.

Le sucede como señora de la villa su hija María, que casa con Alfonso Téllez Girón y Vázquez de Acuña y los hijos de esta nacieron ambos en la villa de Belmonte, fueron Juan Pacheco y Pedro Girón, heredando el primogénito, Juan, primer Marqués de Villena, que construyó el Castillo de Belmonte en el año de 1456, así como la Colegiata de San Bartolomé en la misma época. El castillo sigue en manos de la misma familia hoy día.

Hay que decir que el visitante podrá ver fácilmente cuál fue la época dorada de esta villa por sus monumentos y arquitectura, siglos del XV al XVIII.

Belmonte es como una ciudad monumental de gran interés, con muchas joyas arquitectónicas bien conservados, al menos su castillo. Fue construido por Juan Pacheco en 1456-1470 en el emplazamiento de un castillo anterior de fecha 1324.

La construcción del Castillo de Belmonte y la Colegiata de San Bartolomé supuso un avance en la arquitectura militar y señorial Española, convirtiendo el pueblo de Belmonte en una villa noble castellana

Fue restaurada en un punto y utilizado como residencia privada. El recinto amurallado cuyo 15o-16a murallas y las puertas del siglo conectar el casco antiguo con el castillo está muy bien conservado. Belmonte tiene más que su parte justa de iglesias, palacios y conventos. La ermita de Nuestra Señora de Gracia, con fecha del siglo 17 es sin duda digno de una visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *